miércoles, 18 de septiembre de 2013

Edesur, vos y el que te pone...

Esto es lo que pasa con la electricidad en mi departamento. Cuando la temperatura supera los 30 grados o baja a menos de 5, me quedo sin luz. Empieza en alguna fase del edificio, pero con las horas el corte va ganando terreno como en el cuento "Casa Tomada", de Cortázar, y ya todo queda a oscuras. Es así de simple: el edificio, la zona, el barrio, la ciudad, algo de todo eso, no está en condiciones de soportar la demanda excesiva de aires acondicionados y/o estufas eléctricas.

¿Qué queda por hacer? Edesur toma un número de reclamo, pero después, para lograr una indemnización por tener que tirar todo el contenido de la heladera o por si se quemó algún artefacto eléctrico, hay que acudir a la Corte Suprema de la Nación o al Tribunal de Nüremberg.

¿Me compro un grupo electrógeno? ¿Tengo que ver el pronóstico del clima antes de hacer una compra grande de lácteos? ¿Reparte Edesur una tabla de tiempos que diga cuándo debo desechar mi comida de acuerdo a la duración del corte y cuando puedo conservarla sin arriesgarme yo y mi familia a una intoxicación?

En la vida, en general, trato de ser positivo. Hasta voy a la cancha a ver a Atlanta pensando que puede ganar. Sin embargo, el temor a un verano caluroso y con cortes permanentes no me deja muy tranquilo.

De todas maneras, no quiero terminar sin agradecer a Edesur y a los responsables de controlarla porque mi hija está perdiendo el miedo a la oscuridad. 

martes, 8 de marzo de 2011

5 razones para irse ya a Río


Estoy muy vago para pensar en 10.


1) Hay que llegar con tiempo al Mundial 2014.
2) Los carnavales, dicen, son un poco más interesantes que los de acá.
3) En Buenos Aires se viene el frío. Allá no.
4) Huir antes de que Atlanta pierda un campeonato imposible de perder.
5) La nena está empezando a hablar. Mejor que arranque directo con el portugués.


Alguien agregaría que tengo que escapar de mis acreedores, pero como ya quedó claro en el post anterior, no debo ni media página de Clarín.


Me voy mañana. ¿O alguien tiene una idea mejor?

domingo, 5 de septiembre de 2010

Falsas acusaciones contra el autor de este blog


¿Para que sirve un blog con escasa actividad como éste? Para dos cosas. Para mantener el vicio de escribir en el tiempo libre y para que te encuentren supuestos acreedores. Desde el nacimiento de Gabrielita Kotlar, el tiempo libre se reduce y los acreedores aumentan. Pero lo más raro es cuando te reclaman deudas que no tenés.

El miércoles 3 de marzo, día programado para la inducción del parto de la niña, cancelé la entrega del diario "Clarín" en mi domicilio hasta el sábado 6, cuando creí que iba a regresar a mi ex departamento. Cuando ocurrieron los problemas conocidos por algunos (meningitis, mal diagnóstico de depresión post-parto, una semana de internación, otra de antibióticos vía intravenosa para mi mujer, gracias Dr. Leandro Goñi por todo ésto), decidí interrumpir la entrega del diario hasta nuevo aviso en el primer momento que pude escaparme del IADT y pasar por mi ex departamento y sus cercanías, que fue el lunes 8/3.

En los días posteriores (alrededor de 40) en los que viví en el querido 2 ambientes de la calle Frías, no volví a encargar el diario, porque es muy difícil leer lo que sea con una niña de pocos días y una esposa en recuperación. Al finalizar el mes de marzo, me llegó la cuenta con los 6 diarios que me habían enviado en esos primeros días, y la pagué oportunamente antes de mudarme.

Así que no entiendo qué diantres me reclamó la Srita. Chiara en un comentario en el post anterior (ya eliminado, por la indignación que me provocó).

Estoy casi tan furioso como el domingo pasado, cuando me tomé un remise de regreso desde mi trabajo y el conductor iba escuchando un disco de una tal Jeanette que casi me obliga a arrojarme del auto en plena Panamericana. Acá va un link con la canción más horrenda de esta artista, pero tengan cuidado porque escucharla en forma completa puede llevar al suicidio. Igual, Chiara, si te interesa, podés probar y ver qué te parece.


miércoles, 9 de junio de 2010

Lo peor de ser un bebé


Analizando durante 3 meses el comportamiento de mi hija, se me ocurre lo siguiente. Lo peor de ser un bebé no es no poder comunicarse, no son los cólicos, no es no poder manejar el cuerpo como uno quisiera, no es la incontinencia.


Lo más insoportable, lo que definitivamente los va a mandar al psicólogo cuando sean más grandes, tiene que ser ésto:

-Te dormís en los brazos de tu padre y te despertás solo en un cochecito.

-Te dormís en la teta de tu madre y te despertás en la oscuridad total.

-Te dormís meciéndote en un auto y te despertás cuando te están desvistiendo para ponerte en una balanza.

-Te dormís paseando por la calle y te despertás con el pinchazo de una vacuna.


El día en que los bebés se agrupen en una ONG, gremio, partido político o lo que fuera, nos van a exigir muchas cosas, pero principalmente insistirán con una regla: "Un bebé que se duerma en determinada situación, deberá permanecer en la misma hasta el momento de despertarse". Ya va a llegar ese día. Lo dicen todas las tías: los chicos vienen cada vez más rápidos.

jueves, 18 de febrero de 2010

Clarín contra los K, nuevo capítulo


La campaña del "gran diario argentino" contra los K no descansa. Y si bien el programa de TV "6, 7, 8" suele ser muy puntilloso para denunciar cada titular con intereses desestabilizadores, esta vez se les escapó. Primero, porque ignoraron que Clarín no apunta a un solo K. Kirchner fue el primer objetivo. Pero ahora parecen haber descendido (para los que creían que no podían caer más bajo) en la lista alfabética, y llegaron a Kotlar.

Hay quien dirá que no es nada nuevo, que ya están atentando sistemáticamente contra esta rama de los K desde hace 15 años, cuando comenzaron a infligirle a mi hermano uno de los peores castigos que puede sufrir un ser humano, que es que lo hagan laburar. Es discutible.

Magnetto y compañía, en otro capítulo de esta conspiración contra los que tenemos un apellido que comienza con la undécima letra del abecedario, apuntaron directamente hacia este blog. Es la única manera de interpretar la nota publicada el 31 de enero (justo eligieron la fecha de mi aniversario de casado, ¡salvajes!), y que se titula "Ya hay casi 3.000 personas que tienen 100 años o más".

Ya desde el título están minimizando el objetivo que da nombre a este espacio de reflexión, y diciendo: "la verdad, cualquier gil llega a la centena". La idea queda más clara con testimonios de personas que alcanzaron esa cifra y que dicen "Mi receta es un vaso de cerveza a la noche", "Lo logré pese a que escucho a Feinmann en la radio" o "Me drogo con cualquier cosa desde los 15 y acá me ven" (no tengo todos los textuales a mano ahora, pero eran algo así).

Pero no es sólo eso. Lo obvio, al publicar una investigación como ésta, es incluir la columna de un especialista. Y, crease o no, nadie de Clarín me llamó para aportar mi testimonio. Más claro, hay que echarle agua (pero que no sea una saborizada, porque si le echás Levité Manzana, por ejemplo, se puede llegar a oscurecer).

Si fuera un episodio aislado, ustedes me podrían decir que, pese a todas las pruebas que estoy presentando, no hay mala intención. Pero menos de dos semanas después volvieron a la carga, haciéndose eco del siglo de vida cumplido por el ex futbolista Francisco Varallo.

Aquí hay algo innegable. Varallo había festejado los 100 años el 5 de febrero, y Clarín encabezó una página con la noticia el día 13. No quiero pensar que hubo una reunión de editores en la que se dijo: "Hay que seguir dándole a K, pongamos lo de Varallo bien grande aunque haya pasado más de una semana. Que quede claro que llegar a los 100 es una papa", concluyendo la frase con una risa diabólica. Seguramente fue una propuesta de Kirschbaum, que firma con K para disimular, cuando en realidad su apellido se escribe con Q.

Dejo la denuncia formulada para que todo el mundo esté prevenido de cara a futuros ataques. Debo protegerme, y cuidar también a la pequeña K que está por venir.

viernes, 22 de enero de 2010

Videíto

Algunas aclaraciones sobre este video. No es una remake de "Alien el octavo pasajero", en aquella escena en la que el alegre bichito sale de la panza de un tipo y se pone a bailar (perdón, yo sólo vi la versión de Mel Brooks, pero la otra no debe ser muy diferente).




Tampoco se trata de mi panza después de un concurso de "Chile picante" como el que hizo alucinar a Homero en el capítulo "The Mysterious Voyage of Homer", uno de los más originales de los Simpsons (y si no es original, no sé parodia de qué es).




Y tampoco es la danza del vientre de Juan de la Cruz Fairuz (odalisca, ex futbolista, DT y participante en la represión ilegal).

Se trata de una ecografía 4D en la que no estuvo permitido el ingreso de cámaras. ¿Cuándo nos van a dejar de secuestrar las imágenes, señora presidenta?

video

Aclaración: si ud. tiene algún problema para visualizar el video, puede intentar en http://www.youtube.com/watch?v=Ekr_rG5JWEg, donde va a seguir teniendo problemas.

miércoles, 13 de enero de 2010

Epitafio

Aunque deberían faltar 66 años para que lleguemos a ésto, no está mal aprovechar la escasa lucidez actual (si así estamos a los 34, no me quiero imaginar a los 100) para ir pensando en una frase para la posteridad. Igual, no es definitiva. Y, aclaro, no debe ser utilizada si algo me sucediera antes del 21/04/2075 (Dios no lo permita).